Las 7 cosas que nunca debes decir a tu jefe

Las 7 cosas que nunca debes decir a tu jefe

El trabajo hay que cuidarlo como un tesoro. Por eso, queremos compartirte estas 7 cosas que nunca debes decir a tu jefe. Por tu bien, ¡toma nota!

Muchas veces, y sobre todo en este siglo XXI, los empleados suelen construir una relación de amistad con sus jefes. Hay confianza, comodidad con el ambiente de trabajo y en ocasiones se comparten espacios fuera de la oficina para compartir. Sin embargo, no se debe olvidar que sigue existiendo una jerarquía, que hay que respetar y tener claros los límites para que la relación no se vea afectada.

Para que entiendas mejor, te contamos que hay 3 cosas básicas que jamás debes olvidar frente a la comunicación con tus superiores. En primer lugar, no saques como excusas tus problemas personales cuando no eres eficiente con tus funciones, pues a la empresa esto no le interesa. Siempre, a pesar de todo, hay que ser profesionales. Segundo, recuerda que generalmente están esperando lo mejor de ti y cualquier respuesta que dé a entender que te estás desentendiendo de tus roles, puede ser fatal. Tercero, trata siempre de no darle motivos a tu jefe para que hable o responda de una mala manera, pues esto genera incomodidades y contamina el ambiente laboral.

Así, pues, que presta atención y cuéntanos si estás de acuerdo con lo que te mostraremos a continuación:

 

“¡Qué resaca la que tengo!”

cosas-nunca-debes-decir-jefe-7

Creative Commons/ INFORMACION FONACOT NORTE

¿Es en serio? Una persona con buen sentido común no se atrevería a hacer semejante comentario tan imprudente delante de su jefe, pero no está de más recordarlo. Decir esto, es enviar el mensaje de que eres una persona irresponsable, amante de la fiesta y de los eventos nocturnos. Y claro, que mantienes cansado cuando de trabajar se trata.

“Lo siento, eso es imposible hacerlo”

cosas-nunca-debes-decir-jefe-6

Creative Commons/ INFORMACION FONACOT CENTRO

Esto demuestra que eres una persona que sufre de pereza mental, ¿por qué? Porque antes de intentarlo ya estás quejándote y diciendo que no puedes hacerlo. Y por supuesto, lo única impresión que generas en tu jefe, es que eres incapaz de cumplir con lo que se te asigna. ¡Ten cuidado!

“¿Y no puede hacerlo otra persona? ¡Tengo mucho por hacer!”

cosas-nunca-debes-decir-jefe-5

Creative Commons/ Ayuntamiento de Ermua

¡Fatal! La verdad no sabemos cómo más definirlo. Puede que sea cierto que estés ocupado, pero esa no es la forma correcta de responderle a un jefe. Primero, porque si te está pidiendo realizar determinada tarea, es porque cree que eres el indicado para hacerla. Y segundo, porque simple y sencillamente es como si estuvieras cuestionando sus decisiones. Si estás muy ocupado, con mucho respeto le planteas en qué te encuentras para que él pueda evaluar cómo debe distribuir de forma adecuada las tareas.

“Demasiado sencillo. ¡Cualquiera puede hacerlo!”

cosas-nunca-debes-decir-jefe-3

Creative Commons/ Ofita España

No hables con arrogancia. No le demuestres a tu jefe delirios de superioridad así te parezca sencilla la tarea que te asigna. Recuerda que no siempre nos toca hacer lo que queremos y que si lo piden que lo hagas es simplemente porque necesitan tu apoyo. Y piensa: si respondes eso, él sobreentenderá que podría contratar a alguien por menos dinero y que tú sobrás en su compañía.

“El culpable de eso es mi compañero, no yo”

cosas-nunca-debes-decir-jefe-1

Creative Commons/ Antonio Tajuelo

Puede que sea cierto, pero no culpes a los demás de una forma tan directa. Aparte de que sembrarás enemistades, tu jefe lo verá muy mal porque por lo general se trabaja es en equipo.

“No trabajo más tiempo del horario establecido. Solo lo hago si me pagas más”

cosas-nunca-debes-decir-jefe-2

Creative Commons/ Circuito Fora do Eixo

Terrible. Con esto no solo estás demostrando que eres una persona que no ama su trabajo, sino que no te interesa estar disponible para cuando te necesitan. Estar poniendo problema por quedarse un poco más de la jornada laboral que se tiene, en realidad es de muy mal gusto y con seguridad que a tus jefes no les caerás para nada en gracia.

“Qué pena, a mí no me pagan por hacer eso”

cosas-nunca-debes-decir-jefe-4

Creative Commons/ Inma Sanchez

En una empresa, si es necesario, nos toca hacer de todo. No solo por sentido de pertenencia y colaboración, sino por la necesidad de aprender y conocer cada uno de los roles que allí se desempeñan. Créenos que si haces esto, jamás vas a estar perdido en la vida. Y por último, ¡qué más razón que esa no es la forma de responder frente a una sugerencia de tu jefe! La soberbia nunca será elmejor camino para resolver tus inquietudes.