¿Es España un país atractivo para la inversión y productivo?

¿Es España un país atractivo para la inversión y productivo?

Ante la crisis que nos toca vivir, cada vez son más las voces que ven necesario hacer esta pregunta: ¿es España un país productivo?, ¿es competitiva?

A esta pregunta voy a contar mi experiencia, ya que me ha tocado realizar informes para la “inversión” o “no inversión” en otros países de empresas con deseos de invertir. Estos informes no eran vinculantes, pero ayudaban mucho a tomar la decisión por parte de los consejos de administración. Y ya sabemos que cuando hay inversión, hay trabajo y empleo.

 

¿Como está la estabilidad política del país?.

El primer punto a analizar es la estabilidad del país. No es lo mismo invertir en un país como el Congo, donde se necesitan observadores internacionales para corroborar la limpieza en las elecciones, que un país como España donde a las pocas horas de votar se sabe fehacientemente quien ha ganado.

Pero sin ir más lejos, incluso en democracias arraigadas como en Europa, no es lo mismo la inversión en un país con elecciones en los próximos meses que en países donde al gobierno de turno le queden varios años por delante. Esto es debido a que las leyes, normas, subvenciones y acuerdos bilaterales pueden variar con el cambio de gobierno. Esto genera una incertidumbre que no es nada buena para la inversión, y por lo tanto para el empleo.

 

2 Seguridad jurídica.

Un punto crucial. Un grupo de inversión tiene que tomar la decisión de invertir con el objetivo de obtener unos beneficios. Esto siempre acarrea riesgos. Pero si el riesgo es muy elevado no se realiza. Para esto pongamos dos ejemplos muy claros: Brasil y Argentina, que siendo países colindantes son muy diferentes en este aspecto.

Brasil desde la época de Cardoso y sobre todo con Lula ha conseguido una estabilidad jurídica importante, que aunque debe mejorar, ha conseguido atraer lo mejor de lo mejor en inversiones extranjeras. Esto viene dado por el escrupuloso cumplimiento de los acuerdos acordados entre países y empresas.

En el lado contrario, se encuentra Argentina. Expropiaciones, nacionalizaciones de empresas privadas, etc., que han generado incertidumbre y han provocado la fuga de capitales del país estos últimos años. No entramos en las razones o sinrazones de estas expropiaciones, solo expongo las dudas de inversión que esto genera y por tanto la “no” inversión. Y recordemos, si no hay inversión no hay empleo. Sin embargo hay que decir que Argentina estos últimos tres años a mejorado en este aspecto, espero que puedan copiar a sus vecinos brasileños.

España, siendo un país del primer mundo en este punto, necesita mejorar. Las comunidades autónomas generan, en muchas ocasiones, contradicciones jurídicas entre ellas. Un ejemplo paradójico y significativo son las bases de datos y software informático del Ministerio de Justicia, que es diferente en cada comunidad autónoma. ¡Y lo que es peor!, son incompatibles entre sí. Es tremendo que en la época actual, con los avances tecnológicos, no podamos disponer de un software global para la gestión y funcionamiento de nuestra justicia.

 

3 Estabilidad monetaria.

Me contaban que en épocas pasadas, hace ya algunos años, que en Brasil una barra de pan podía costar el doble de un día para otro. La inflación estaba desbocada y era imposible hacer previsiones. Esto es desastroso para las inversiones. Ahora ya no es el caso.

Sin ir a ejemplos extremos, ponemos el ejemplo de Europa con el Euro. Y lo siento, como casi siempre, voy a ir contracorriente afirmando que la estabilidad monetaria de Euro a ayudado mucho a España. Si, es cierto que ha habido una inflación camuflada en el cambio de las Pesetas al Euro, pero el BCE ha conseguido estabilizar la moneda y favorecido las inversiones.

La inflación depende de varios factores, sin embargo uno de los más importantes es la cantidad de “papel” circulante. Por lo tanto si a un gobierno se le ocurre imprimir billetes con demasiada alegría, generará inflación, que es el “impuesto de los pobres”, porque a todo el mundo afecta.

Un ejemplo es Venezuela, donde se ha imprimido más de lo debido y se tiene una inflación que ronda ahora el 30%. Una barbaridad. Curiosamente desde el gobierno de Venezuela se culpa a los pequeños comercios de subir los precios, cuando la realidad es que hay más circulante. Estrategia política que muchas veces la población no ve.

 

4 Grado de Corrupción.

Existe una lista del grado de corrupción de los países llamada transparencia internacional donde se señala en un ranking este aspecto. España se encuentra en 2011 en el puesto 30 de 91, siendo la posición 1 (Dinamarca) el menos corrupto.

No podemos estar muy contentos de esta posición, más cuando países como Chipre, Eslovenia o Estonia tienen mejor puntuación que nosotros.

Este grado de corrupción viene muy ligado al punto 2 de este artículo, la seguridad jurídica. Mejoremos esta y tendremos una sociedad más justa y equitativa.

No hace falta decir que a menor corrupción, mas inversiones.

 

5 Tipos de interés y crédito.

Cuando un grupo inversor tiene la intención de emprender algún negocio en otros países, normalmente lo hace con dos tipos de capital. Uno propio que trae de otros países, por lo tanto estas transacciones deben ser favorecidas. Y por otra parte aportando los avales necesarios para conseguir el crédito necesario en el país destino.

Dificultades a la hora de conseguir crédito en el país destino complican las cosas. Y voy a más, si los intereses solicitados son muy superiores a lo comunmente establecido a nivel internacional, también. Este aspecto viene muy ligado a la inflación, ya que como es normal a más inflación los tipos de interés son más altos.

España tiene en estos momentos un grave problema en este sentido. La posibilidad de que los bancos y cajas de ahorros puedan comprar deuda del estado con un rendimiento superior al que el BCE les deja esta estrangulando el crédito. En pocas palabras, ¿para que va un banco español va prestar dinero a un particular si prestándoselo al estado va a tener más beneficio y además más seguro?

Uno de los problemas mas graves, y se comenta poco, de las teorías keynesianas (que implican más gasto y deuda) es que el estado necesita endeudarse. Esta deuda es sufragada por los bancos que ven seguridad y rentabilidad en ello, dejando las migajas a las empresas y particulares.